Destino de viaje: Bruselas

     Bruselas es la capital de Bélgica y la principal sede administrativa de la Unión Europea (UE). En ella se sitúan las sedes de la Comisión Europea, del Consejo Europeo y una de las dos sedes del Parlamento Europeo. También en Bruselas se encuentra la sede política de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Situada aproximadamente en el centro del país, Bruselas cuenta con alrededor de 1,1 millón de habitantes de los que, una buena parte, proceden de otros países.

La ciudad cuenta en su seno con cantidad de monumentos y museos notables que le dan un toque antiguo pero a la vez acogedor, mezclado con pinceladas modernas y cosmopolitas.

El centro histórico de Bruselas, denominado Ilot Sacré, cuenta con una gran riqueza arquitectónica que le proporcionan las residencias del siglo XVII que allí podemos encontrar. Además, sus calles son muy vivas, llenas de la energía que le brindan restaurantes y tiendas que hacen de esta zona de la ciudad uno de los lugares más vibrantes que visitar.

El corazón de la ciudad es la bellísima Grand Place. Considerada la plaza más bella de Europa, fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1998.

Entre los edificios que más se destacan se encuentran, el Hôtel de Ville o Ayuntamiento, pero todo el conjunto en sí es admirable. Es aconsejable que el turista reserve un tiempo para visitarla y tomar algo en alguno de los cafés que allí se encuentran.

Cerca de la Grand Place, podemos ver las Galerías Saint-Hubert, muy populares en la ciudad aunque con precios un tanto elevados en algunos productos.

Igualmente, en la zona podemos encontrar los comercios de chocolates belgas, tan típicos de comprar y regalar por los turistas como detalle de su visita ya que, son sin duda alguna, la especialidad del país. Siguiendo el recorrido por la ciudad también encontraremos el famoso Manneken Pis, la estatua del niño orinando que ofrece a todo turista una foto graciosa para el recuerdo.

En general, recorrer las calles de la ciudad resulta en sí mismo una experiencia para el viajero que, en su paso, podrá ver edificios tan impresionantes y bellos como el Palacio real, el Teatro Real de la Moneda, el Palacio de la Ópera de Bruselas.
También son destacables otros edificios como el de la Bolsa, el Palacio de Justicia y diversas iglesias y capillas que encontremos en nuestro paso entre las que destacan, la Catedral de San Miguel y Gúdula, en el centro histórico y la Basílica de Koekelberg, al oeste de la ciudad.

Entre los museos destacan, entre otros, los prestigiosos Museos Reales de Bellas Artes, un original Museo de Instrumentos Musicales en un precioso edificio art-nouveau y el Centro Belga de la Historieta que hace honor a la gran reputación de los belgas en el humor gráfico.

Al este del centro se encuentra el Parque del Cincuentenario que alberga igualmente varios museos.

Hacia el norte de la ciudad se puede visitar el Parque de Laeken y su prestigioso invernadero; al igual que el Atomium, estructura hecha de hierro que representa un átomo y que se ha convertido en verdadero símbolo de Bruselas. Ésta forma parte del Bruparck en dónde encontraremos también, Mini-Europa, una representación en miniatura de las principales atracciones europeas, desde el Big Ben a Venecia.

Como veis, Bruselas a pesar de ser una de las capitales europeas más pequeñas, es de las más grandes en riqueza artística y cultural para el turista. 

Volver a Noticias de Viaje